comunicacion
Posted by Mª Cristina | Psicología, Psicología Social

Que somos seres sociales no es ningún secreto, pasamos la mayor parte de nuestro día a día con otras personas, por tanto, ser capaces de entendernos con los demás y funcionar correctamente es vital. Y es en este contexto en el que la capacidad de comunicarnos de una manera eficaz adquiere una gran importancia.

Porque si comunicarse consiste simplemente en el intercambio de información entre un sujeto A y un sujeto B, la comunicación efectiva requiere establecer un clima de comprensión y respeto mutuo entre los interlocutores.

  La comunicación efectiva se caracteriza por incluir la confianza, la aceptación del otro y, especialmente, la empatía.

De esta manera, la comunicación eficaz sería el intercambio de información en un clima de reciprocidad, en el que ambas personas sean capaces de expresarse y escucharse de forma activa, y para que sea posible se deben tener en cuenta los factores que hacen que una comunicación sea realmente efectiva:

Factores para una comunicación efectiva:

• Contacto Visual

En la comunicación, la mirada tiene una gran importancia ya que es altamente expresiva. Mirar directamente a los ojos de la otra persona, de una forma natural, muestra interés hacia lo que nos están diciendo. Mientras que rehuir el contacto visual implica desinterés o falta de confianza.

• Respetar los turnos de palabra

Es importante esperar a que el otro haya acabado de hablar para comenzar nosotros ya que no hacerlo muestra una mala educación e interrumpe la comunicación efectiva.

• Escucha Activa

Algo muy habitual hoy en día es que la mayoría de la gente tiende a hablar sin escuchar lo que el otro está diciendo, como si estuviésemos pensando en lo siguiente que vamos a decir sin que importe lo que el otro nos está diciendo.

La escucha activa implica, no solo escuchar lo que el otro nos está diciendo sino también los sentimientos, emociones, ideas y pensamientos que subyacen a lo que está expresando. En la escucha activa es muy importante la empatía, la validación emocional, la aceptación y el feedback, es decir, debemos escuchar sin juzgar y hacer ver a la otra persona que la hemos entendido.

Para escuchar activamente, evita las interrupciones, comentarios, distracciones, juicios, preguntas irrelevantes y, especialmente las descalificaciones.

 

Pregunta y parafrasea

Al igual que con el contacto visual, realizar preguntas le demuestra a nuestro interlocutor que le estamos escuchando y, a la vez, nos permite entender claramente aquellas partes del mensaje que no estaban del todo claras.

Además parafrasear nos permite demostrar que estamos escuchando y nos permite organizar las partes más importantes del discurso. Lo más importante es que nos ayuda a comprender lo que estamos escuchando y nos permite comprobar si realmente estamos entendiendo y no malinterpretando lo que nos están diciendo. Un ejemplo de parafrasear puede ser: “Entonces, parece que, lo que pasaba era que…”, “¿Quieres decir que te sentiste…?”.

• Mostrar empatía

La empatía es una cualidad que no todo el mundo posee pero que mejora notablemente la fluidez de la comunicación, ya que establece una especie de simpatía emocional que crea un clima de entendimiento y confianza.

Escuchar activamente también implica tratar de entender los motivos de la otra persona y ser capaces de ponernos en su lugar. Con esto no quiero decir que tengamos que aceptar ni estar de acuerdo con lo que nos están contando, pero sí intentar entender lo que siente la otra persona y, para ello, podemos usar frases como “entiendo lo que sientes”, “noto que estas muy dolida”…

• Discutir los temas de uno en uno

Si estamos discutiendo sobre algo concreto, no se debe aprovechar para sacar a colación otras “quejas”. Por ejemplo, si discutimos porque la otra persona ha llegado tarde, no aprovecharemos para reprocharle que además es un despistado.

• Evita las generalidades

Las generalidades del tipo “siempre” y “nunca” son terribles en la comunicación. No suelen ser ciertas y además, forman etiquetas. Veamos, no es lo mismo afirmar “llevas unos días muy despistado” que “siempre estas a uvas”. Es mejor utilizar expresiones como: “algunas veces” o “últimamente”, de esta forma la otra persona no se siente injustamente atacado.

• Resumir

De esta forma mostramos nuestro grado de comprensión o la necesidad de mayor aclaración.

 

 

Un fuerte abrazo
Cristina

(Si te ha gustado, ¡compártelo con tu gente!)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.