Indecision
Posted by Mª Cristina | Desarrollo Personal

La indecisión, o lo que es lo mismo, la incapacidad o dificultad para tomar decisiones, puede constituir un verdadero problema para muchas personas, tanto en el ámbito personal como en el profesional.

“VIVIR ES ELEGIR”

Y es que, al final la vida SON DECISIONES, todo lo que haces a lo largo del día está basado en las decisiones que vas tomando. Desde levantarte o no, qué desayunar, que ropa ponerte, ir a trabajar o no…todo son decisiones, incluso cuando no haces nada estas tomando una decisión, la de “no hacer nada”.

“La decisión se define como el resultado de un proceso mental-cognitivo de una persona, y la toma de decisiones consiste en el proceso de concretar una elección entre distintas alternativas”

Muchas son fáciles y apenas empleas tiempo en ellas, pero otras son trascendentales y, en ocasiones esa indecisión puede llevarte a  enrocarte en ellas y no ser capaz de avanzar para conseguir aquello que deseas.

Son, especialmente estas, las difíciles, las trascendentales, las que suelen causar problemas y si tenemos en cuenta que la decisión supone un cambio de estado ya que implica poner fin a una situación o el comienzo de otra, es realmente importante que seas capaz de tomar el control de tu vida y adoptes las decisiones necesarias, evitando así naufragar en un mar de dudas o caer en un círculo vicioso.

Tus emociones están muy presentes en la toma de decisiones y el miedo, la angustia, la inseguridad, el temor al fracaso…pueden estar impidiéndote tomar la decisión adecuada o ponerte en “acción”.  A veces optas por no hacer nada y, como decía antes, esto también es una decisión, el problema es que en estos casos pueden pasar dos cosas:

  • Que sean otros los que acaben decidiendo por ti.
  • Que no avances, que sigas enrocada en el mismo problema un día tras otro. Frases como, mañana lo hago, el lunes empiezo, quizás el mes que viene o, cuando mejoren las circunstancias son muy habituales pero el GRAN PROBLEMA es que SIEMPRE acaban llevando a un estancamiento, incremento de la inseguridad, baja autoestima y a una insatisfacción personal y/o profesional. Cuando lo has superado y miras hacia atrás, siempre te das cuenta de que no eran más que excusas para no salir de tu zona de confort

Por ello es sumamente importante reconocer tus sentimientos y como estos influyen en tus pensamientos y en la forma en la que valoras las distintas opciones que se te presentan.

Si te sientes identificado y crees que este puede ser tu problema, no te preocupes, la capacidad para tomar decisiones es algo que se puede entrenar y poco a poco verás que cada vez te cuesta menos trabajo.

Claves para superar la Indecision:

  1. Prioriza tus sentimientos y no busques complacer a los demás: Tomes la decisión que tomes, siempre encontrarás a alguien que lo vea bien y a alguien que lo vea mal, así que piensa en ti, en lo que tú sientes y en lo que TU quieres, de esta forma tanto si aciertas como si te equivocas será por ti misma.
  2. Reconoce tu objetivo principal: Cuando te encuentras en una encrucijada y no sabes qué decisión podría ser la más adecuada, es necesario establecer tu objetivo, qué es lo que quieres conseguir. Tomate tu tiempo y ¡Hazte esta pregunta!
  3. Plasma en papel las diferentes opciones que se te presentan y haz un análisis de pros y contras para cada una de ellas.
  4. Escoge la mejor opción, aquella que te ofrece la mayor oportunidad de acercarte a tu verdadero objetivo.
  5. Concreta tu decisión: Plasmar tus pensamientos en un papel te va a ayudar a ver las cosas desde otro punto de vista, por lo que es aconsejable que te tomes tiempo para escribir la decisión que estas a punto de tomar.
  6. Reflexiona, con calma, relajado y enfocándote en tu respiración. Busca un sitio donde nadie te moleste y que te permita relajarte para meditar sobre tu decisión y las consecuencias que se derivan de ella.
  7. Si lo necesitas, pide consejo. Piensa en qué persona de tu entorno podría haber pasado por tu misma situación y pídele su opinión sobre la decisión que vas a tomar.
  8. ¡Acción! ya lo has sopesado y meditado suficientemente, ahora es el momento de ponerle fecha y pensar en cual va a ser el primer paso
  9. Evalúa tus resultados: Una vez que te has puesto en marcha conviene que evalúes los resultados que vas obteniendo, ¿vas acercándote a tu objetivo marcado? Si la respuesta es NO, evalúa si se debe a que aún necesitas más tiempo para alcanzar el objetivo o si, por el contrario, la decisión tomada no fue la más adecuada, en este caso volverías al principio pero ahora con más información que te ayudará a tomar la nueva decisión. Ten en cuenta que en muchas ocasiones, las decisiones que vas tomando van a tener que ser modificadas por la aparición de nuevas variables que pueden ir apareciendo.

 

[mailerlite_form form_id=1]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.




  • Recent Posts