Me siento culpable
Posted by Mª Cristina | Desarrollo Personal

La culpa es una emoción más, y como todas las emociones no es ni positiva ni negativa. Todo depende de ti, de cómo la gestiones, de cómo la interpretes y de cómo te relaciones con ella.

Como ya hemos hablado en otras ocasiones, las emociones están para ayudarnos, y en el caso de la culpa su función no es otra que hacernos reconocer nuestros errores con el fin de evitar repetirlos en el futuro.

Por lo tanto no está mal sentirse culpable, aunque yo prefiero hablar de responsabilidad en lugar de culpabilidad, luego veremos por qué. El problema llega cuando el sentimiento de culpa se instala de modo permanente en nuestra vida inmovilizándonos o impidiéndonos actuar como realmente queremos actuar o, manteniéndonos constantemente en el pasado y causándonos cierto grado de sufrimiento.

Te sientes culpable por todo cuando:

– Estas siempre analizando si podrías haber hecho mejor las cosas
– Te preocupas constantemente por si has molestado a los demás
– Te sientes culpable por cosas que no dependen de ti
– Piensas siempre en términos “debería de”, “tendría que”, “si hubiera”
– Te sientes culpable cuando otras personas están de mal humor.
– Te exiges demasiado y cuando no lo consigues te sientes culpable

Cómo surge la culpa

La culpa surge como resultado de un conjunto de creencias irracionales que te llevan a interpretar de un modo negativo todo lo que ocurre a tu alrededor, normalmente ocurre porque has aprendido a interpretar las cosas en términos absolutistas, es decir, en términos de todo o nada, bien o mal. Si no has llamado a tu madre, piensas que eres una mal hijo/a, si te has equivocado en el trabajo es porque eres un desastre y no haces nada bien, y así con todo lo que ocurre a tu alrededor y este sentimiento genera tristeza, remordimientos, angustia y frustración.

Por lo tanto, no es extraño que pueda llegar a producir un colapso e indudablemente un gran desgaste de tu autoestima. Por eso considero que es mejor romper con esa concepción absolutista y hablar de responsabilidad en lugar de hablar de culpa.

Responsabilidad en lugar de culpa

Somos humanos y como tal todos cometemos errores, a veces acertamos en nuestras decisiones y otras nos equivocamos y, si en lugar de sentirnos culpables asumimos nuestra parte de responsabilidad estaremos tomando una actitud más proactiva, ya que al contrario que el sentimiento de culpa que conlleva un reproche y la desvalorización de uno mismo, el de responsabilidad nos permite aprender de nuestros errores e intentar reparar el perjuicio en la medida de lo posible. Y todo ello sin que se resienta nuestra autoestima.

Atormentarnos por la culpa no nos hace mejores personas, todo lo contrario, nos impide mejorar. Mientras que hacernos responsables implica:

• Reconocer los errores del pasado, aceptar que somos humanos y que como tal, podemos equivocarnos.

No olvides que equivocarse es la base del aprendizaje y que, el que nunca se equivoca es porque nunca lo ha intentado. Trata de aprender la lección y de hacerlo mejor en el futuro

• Discúlpate, si lo consideras necesario, aprende a perdonar y sobre todo aprende a perdonarte.

Así que, si es necesario pide perdón, y con respecto a ti misma rebaja el nivel de autoexigencia para dejar de sabotearte, no eres perfecto, pero es que nadie lo es.

Y finalmente:

Elimina las palabras “siempre”, “nunca”, “todos”, ya que las frases del tipo “siempre lo hago todo mal”, “nunca me sale nada bien”, “todos me odian” son distorsiones cognitivas que contribuyen a ese sentimiento de culpa y que además no son ciertas. Párate a pensar, de verdad ¿nunca te sale nada bien? ¿Nunca?, o ¿siempre lo haces todo mal? ¿Todo?

Es necesario que identifiques ese tipo de pensamientos y los corrijas, este articulo sobre el lenguaje que utilizas contigo mismo/a te puede ayudar.

También sería bueno que dedicases unos minutos a analizar detenidamente, y con objetividad, las cosas, para darte cuenta de todo lo que sí que has hecho bien. Disfruta de tus logros.

No olvides que eliminar ese sentimiento de culpa que inunda tu vida es esencial para lograr alcanzar el bienestar emocional.

 

Un fuerte abrazo
Cristina

 

(Si te ha gustado, ¡compártelo con tu gente!)

 

 

 

You can leave a response, or trackback from own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.




  • Recent Posts