Dialogo interno
Posted by Mª Cristina | Desarrollo Personal

La mayoría de nosotros solemos tener mucho cuidado a la hora de dirigirnos a los demás, no queremos herirles y escogemos con cuidado nuestras palabras, sin embargo no todos tenemos ese mismo cuidado cuando nos hablamos a nosotros mismos y, utilizamos frases hirientes, negativas y despectivas.

“No vales para nada” “No haces nada bien” “Como puedes ser tan desastrosa” “Nadie te quiere” “Eres insoportable”. Si nunca le hablarías así a alguien ¿Por qué te lo dices a ti misma?.

 

El diálogo Interno

El diálogo interno son esas conversaciones que mantienes contigo misma en todo momento, esa voz interior que resuena en tu cabeza en todas las situaciones. Este dialogo puede ser positivo o negativo.

El diálogo interno positivo te aporta la energía y la vitalidad necesaria para afrontar el día a día, se caracteriza por ser vital, amable, constructivo y positivo, mientras que el dialogo interno negativo es limitante y pesimista.

Y es que todos somos guionistas de nuestra propia vida, todos tenemos un dialogo interno y hablamos con nosotros mismos una media de 14 horas diarias. Dicen que tenemos alrededor de 80.000 pensamientos diarios y, según algunas investigaciones, en algunas personas aproximadamente el 80% de ese dialogo se compone de pensamientos y afirmaciones negativas y pesimistas.

Consecuencias del diálogo Interno negativo

Ese dialogo machacante, intrusivo y distorsionado te afecta emocionalmente y acaba por bloquearte. Solo consigue que tu percepción de ti misma este distorsionada, por lo que debes tener mucho cuidado con lo que piensas y con lo que te dices ya que eso determinará tus actos, tus emociones y hasta tu personalidad. No lo puedes evitar, ¡cómo te hables a ti misma determinará cómo te sientes!

 

«No tienes un enemigo más grande que el que se encuentra dentro de ti mismo». Thomas Fuller

 

Cuando ese dialogo interno te limita, te hace sufrir y te machaca es el momento de buscarle solución. Primero debes observar, ¿cómo te hablas a ti misma? Analiza esos pensamientos, en qué momento suelen aparecer, su duración, el contexto, qué emociones estas sintiendo…es el primer paso de la modificación de tu dialogo interno. Hazlo durante varios días y a ser posible anótalo, al cabo de una semana observa lo que has apuntado y te darás cuenta cuáles son tus pensamientos predominantes y de qué tipo de amigo eres para ti misma.

Una vez que te haces consciente del tipo de diálogo interno que tienes estarás en el camino para recobrar el control y evitar la percepción negativa de ti misma. El cambio se produce al sustituir los pensamientos negativos por afirmaciones positivas.

 

«El diálogo interior se interrumpe como ha comenzado, por un acto de la voluntad.

 

Cambiando el dialogo Interno negativo

Puedes utilizar frases del tipo: “si otros pueden yo también”, “Porque no me haya salido bien una vez no tiene porque significar que nunca me va a salir”, “Me sentiré mejor si al menos lo intento”, “Poco a poco me irá saliendo mejor” “Si algo no funciona no pasa nada, lo cambio y analizo las consecuencias” Frases de este tipo pueden ayudarte a encontrar la solución o a actuar de una manera mucho más eficaz en determinadas situaciones. Y controla la respiración, relájate y afronta las diversas situaciones con calma.

No va a ser fácil, ni rápido pero es igual que sustituir un mal hábito por otro más saludable, requiere esfuerzo, motivación y determinación pero si te esfuerzas al final se consigue. Poco a poco irás aumentando tu autoestima, y te sentirás más seguro de tus propias capacidades.

 

 

¡Muy buenos días!

(Si te ha gustado, ¡compártelo con tu gente!)

 

 

 

[mailerlite_form form_id=1]

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.